El medicamento antroposófico

La farmacología antroposófica y sus procesos

Con su diagnóstico, el médico se esfuerza en descubrir cuándo y por qué un ser humano se enferma, es decir, pierde su equilibrio, y qué puede ayudarle a recuperarlo. Es necesario un buen conocimiento de las sustancias naturales y sus dinámicas, para descubrir el remedio adecuado.

 

El farmacéutico extrae las sustancias naturales y las somete a prácticas farmacéuticas que tratan de hacerlas asimilables al paciente. Según se trate de canalizar las fuerzas o acentuarlas, emplea el procedimiento farmacológico apropiado, que apoye la solidificación, la disolución o el intercambio rítmico mediador.

 

De esta manera, en la farmacopea antroposófica encontramos un cierto número de procedimientos tradicionales así como otros recientemente desarrollados.


Distinguimos entre cuatro principios terapéuticos:

  • El reemplazo de la sustancia que falta o la prevención:
    Este principio se usa con frecuencia en la medicina alopática y en algunos casos es inevitable, como la prescripción de insulina para los diabéticos o de antihistamínicos para bloquear los receptores e impedir la acción de las histaminas.

  • La prescripción de un principio contrario:
    Si es evidente que la digestión se encuentra esencialmente perturbada por una opresión sobre las fuerzas formativas, es decir, que existe un predominio de las dinámicas de disolución, se prescribirá un medicamento opuesto, a partir de raíces, por ejemplo, Geum urbanum (cariofilada o hierba de San Benito). Se le proporciona al paciente la sustancia natural relacionada con el proceso contrario al que actúa en su patología.

  • La prescripción de un principio análogo:
    Corresponde al principio que actúa sobre el paciente. En casos de patologías inflamatorias (disolución) se prescribe un medicamento a partir de flores, por ejemplo Chamomilla flos (flores de manzanilla), que refuerza el principio de disolución y provoca en el organismo una reacción del opuesto, el polo de la forma (polo neurosensorial).

  • La prescripción de un fundamento sano:
    Brinda al organismo el modelo de funcionamiento sano del órgano, el equilibrio. Es el ejemplo de medicamentos típicos como el Digestodoron (Salix/ Aspidium comp.) una fórmula antroposófica. Este preparado contiene sustancias orientadas hacia el exterior, como son los helechos o los retoños de sauce, que encarnan el principio mediador. Este medicamento se prepara según el procedimiento farmacéutico de la digestión, que en farmacología es considerado como mediador.
 

Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de las cookies.