Base filosófica de la Medicina Antroposófica

La Medicina y sus remedios han acompañado a la Humanidad desde sus orígenes. Pero ambas disciplinas han sido siempre el fiel reflejo de la idea que el hombre se ha hecho de sí mismo a lo largo de la historia.


De este modo, la Medicina científica y la Farmacia científica modernas se hallan profundamente influidas por la imagen del hombre que predomina en la actualidad. Diríamos, incluso, en sentido estricto, que han contribuido a crearla. Dicha imagen, resultado del pensamiento materialista que se impuso en el siglo XIX, considera al hombre y al resto de los seres vivos un mero agregado de materia altamente organizada. Nada más. No lo considera una entidad también sujeta a principios superiores a la propia materia. No es de extrañar, pues, que para investigar su naturaleza lo haga con las mismas herramientas que emplea para conocer el mundo de los objetos inanimados, las herramientas de la física y de la química, exclusivamente.

Pero el hombre y el resto de los seres vivos deben su vida a principios que están por encima de estas leyes. Si no fuera así, asistiríamos continuamente al asombroso fenómeno de la materia organizándose de algún modo para abandonar el estado inerte, animarse y vivir. Y éste no es el caso, ni siquiera en los más complejos experimentos de ingeniería genética o técnicas de fertilización, en los que –lo hemos de reconocer- el más infinitésimo de los materiales biológicos empleados requieren para su viabilidad estar ya impregnados previamente del principio de la vida.

Quizá el hombre de hoy aún no pueda explicarse satisfactoriamente el complejo fenómeno de la vida, pero desde luego intentar atribuir la vida ingenuamente a las meras leyes de la materia es un error mortal del que se derivan funestas consecuencias. ¿Qué ha sucedido, para que nos empeñemos en estudiar la vida, que esencialmente es cualitativa y no cuantitativa, con los instrumentos de la mecánica, por ejemplo? ¿Qué nos autoriza a ignorar como verdadero fenómeno aquello que no se puede medir, pesar y contar? ¿Lo que no es reductible a prueba en un tubo de ensayo no tiene carta en la naturaleza?

La vida no es medible, contable ni pesable. Tampoco es fotografiable. Una imagen diagnóstica o una medida del termómetro, una prueba bioquímica o un recuento celular son instantáneas congeladas de un dinamismo cualitativo que está más allá de las estrechas fronteras del marco determinativo de cualquier algoritmo diagnóstico. Sirven para hacerse una idea; una pálida idea, como la que nos podemos hacer de alguien a quien no conocemos y cuya fotografía nos es presentada.

Respecto a la Medicina, muchos problemas clínicos se intentan fundamentar en la tecnología; de este modo se han obtenido deslumbrantes avances en el campo, por ejemplo, de la metodología bioquímica o en las técnicas biofísicas de diagnóstico por imagen. Sin embargo, la experiencia en el manejo de los procedimientos más complejos en el laboratorio o en las últimas modalidades terapéuticas no basta por sí sola para fundamentar un arte de curar. El autor de uno de los textos más extendidos en nuestras facultades de Medicina, referencia para las llamadas asignaturas Médicas, dice a este respecto con toda la razón: “Muchas veces al día, el clínico experimentando en la práctica médica debe tomar decisiones para las que son necesarias las siguientes condiciones: una habilidad tal que permita extraer, a partir de un cúmulo de signos físicos contradictorios y de los datos del laboratorio obtenidos por ordenador, sólo aquellos que son de importancia crucial a la hora de saber si es necesario “tratar” u “observar” un caso difícil; capacidad para determinar cuando un indicio clínico merece estudiarse o bien es una “falsa alarma”; estar en situación de valorar si el tratamiento propuesto entraña para el paciente un riesgo mayor que la enfermedad. El llamado arte de la medicina es, precisamente, esta combinación de conocimiento médico, intuición y buen criterio, y es tan necesario para el ejercicio de la medicina como una sólida base científica”.*

 



 

Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de las cookies.