Terapias Antropósificas

Terapias artísticas

La Medicina Antroposófica ha desarrollado ejercicios artísticos terapéuticos basados en la correspondencia entre las diferentes artes y aspectos fisiológicos, anímicos y evolutivos del ser humano. Dependiendo de la enfermedad específica del paciente se incluyen en un concepto terapéutico global. Su aplicación concreta se apoya en la transformación terapéutica del proceso o actividad de diferentes artes. Por este motivo la terapia artística antroposófica se diferencia en especialidades como plástica o modelado, pintura, música, dicción y euritmia.


La ocupación activa con el material, el color, la forma, el sonido, la palabra o el movimiento conduce al paciente a una relación creativa con las cualidades del mundo y de su propia alma. Estas relaciones pueden ser experimentadas de una forma variada y se aprende a estructurarlas de forma consciente.

 



Las terapias artísticas antroposóficas estimulan desde diferentes ángulos la interacción dinámica de los ámbitos físico, fisiológico, anímico y espiritual del ser humano. Ordenando y armonizando, conducen al paciente a una activa autorregulación que actúa hasta que alcanza lo orgánico.

 

Plástica:

Esta terapia busca la activación de las fuerzas formativas en el organismo humano a través del trabajo de modelaje con materia inerte como arcilla o barro. Las actividades que se realizan durante el modelado del surgir y perecer, así como de la evolución y metamorfosis son activados con una finalidad terapéutica. Las fuerzas constructivas del organismo se fortalecen por este tratamiento. Además se fomenta la estructuración y la estimulación de los procesos fisiológicos activos en la construcción y regeneración de los órganos, así como la consciente y despierta capacidad de concentración y de orientación.

 

Pintura:

Se trabaja con las polaridades del color en la creación de superficies para desarrollar cualidades vivenciales y anímicas.

 

Música:

A través de la música se equilibran las emociones despertando movimientos interiores en relación a movimientos exteriores. Con el canto se regulan los procesos respiratorios del organismo humano.

 

Dicción:

La emisión de distintos fonemas despierta la autopercepción, la autoestima y la búsqueda de la identidad.

 

Euritmia:

A través de movimientos surgidos desde los contenidos de las vocales, las consonantes y la música, se busca el equilibrio de la organización humana en sí misma y en relación a su entorno.

 

El masaje terapéutico antroposófico

El masaje es una terapia conocida y practicada desde la antigüedad, es uno de los instrumentos terapéuticos más elementales y conocidos en la medicina de todos los tiempos. La utilización de las manos en el masaje revela el gesto terapéutico primordial de toda relación entre terapeuta y paciente.


La Medicina Antroposófica aplica toda una gama de medidas fisioterapéuticas como terapias complementarias: Masaje Rítmico según la Doctora Ita Wegman también llamado Masaje Hauschka, Masaje según el Dr. Pressel, fricciones rítmicas así como una variada y efectiva gama de aplicaciones externas.
 

Esta web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de las cookies.